Peña Nieto, Trump y los reacomodos de las clases altas

Ahora hasta parece que Peña Nieto fue un gran visionario. Se adelantó a las elecciones de Estados Unidos y, humillación pública de por medio, intentó congraciarse con el que ahora es el presidente del país vecino.

Aparentemente no lo logró: pues Trump siguió su discurso de odio y menosprecio. Sin embargo, será uno de los primeros mandatarios en reunirse con el millonario. A menos de un mes de presidencia de Donald, EPN estará teniendo audiencia donde (según él) buscará “hacerle frente” a todas las amenazas con dignidad.

¿Pero qué dignidad puede tener alguien que entregó el sector energético a intereses privados, especialmente norteamericanos?

Dentro de la agenda de Peña Nieto para tratar con Donald Trump, se encuentran los siguientes puntos:

Soberanía nacional

Lo cual significa poco viniendo de alguien que nunca pidió explicaciones por la presencia ilegal de agentes de EU en México; que no hizo nada por revertir el atraso del campo, lo que resultó en la profundización de la dependencia alimentaria; que tampoco se preocupó por el futuro energético del país ni la producción de combustibles, lo que tiene a la ciudadanía encabronada por el aumento de gasolinas.

Respeto al Estado derecho

Lo cual significa poco viniendo de un gobierno que es constante violador de derechos humanos. Que mantiene una estrategia de violencia para enfrentar al crimen organizado; que incluso ya intentó abiertamente revocar garantías consumadas en la constitución; que busca impulsar una militarización de facto del Estado.

Visión constructiva y propositiva

Algo que, en el mejor de los casos, suena a ruego. Es conocido el hecho de que México depende en gran medida de Estados Unidos para exportar; relación en la que, además, tenemos la desventaja de exportar muchos productos con poco valor agregado. Peña Nieto buscará no perder los privilegios que las clases empresariales buscan tener de EU: bajos aranceles para comprar y vender, regulaciones de derechos laborales para instalar empresas extranjeras etc.

Integración de Norte América

La integración económica de esta región no ha dejado tan buenos resultados para México. Tampoco para Estados Unidos (a decir de Trump). Además del cuestionable TLC, la supuesta integración sólo favorece a los grandes capitales. Temas como la migración, la “fuga de cerebros”, el tráfico de drogas, entre muchos otros, dan cuenta de una integración-sumisión. Además, EPN dice buscar un “ganar-ganar” (expresión de origen anglosajón), donde, si atendemos al significado de la frase, se busca un “beneficio para todas las partes”. Si esas “partes” son las clases altas norteamericanas y mexicanas, sin duda que se pondrán de acuerdo.

Negociación integral

De risa…

  • Tratado Guadalupe-Hidalgo
  • Tratado McLane-Ocampo
  • Venta de la Mesilla
  • TLC

¿Cuándo un gobierno mexicano ha salido beneficiado de negociar con los gringos?

Imagen: youtube

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *