La masacre del Colegio Americano del Noreste y la teoría de la imitación

A estas alturas, el video de la masacre del Colegio Americano del Noreste en Monterrey ya se encuentra por todo internet. Las imágenes son crudas, fuertes, que impresionan a los mexicanos no por el nivel de violencia (pues los años de “guerra” contra el narcotráfico nos han dejado mucho más) sino por el sinsentido de la acción.

Federico Guevara, de 15 años, disparó un arma calibre .22 (la cual, por cierto, puede ser adquirida legalmente en el país) en contra de su maestra y 3 compañer@s. A pesar de que no es el primer episodio dentro de una escuela en el que se utilizan armas de fuego, sí es único en su tipo por la modalidad: muy similar a las masacres que suelen suceder en escuelas norteamericanas.

Virginia Tech, Sandy Hook, Columbine, son algunos de los nombres que vienen a la mente sin siquiera preguntarle a Google. Una persona joven, con problemas sicológicos, dispara indiscriminadamente contra personas en una escuela. El guion ya parece común en la nación vecina pero no en nuestro país. La pregunta fundamental es ¿Por qué?

¿Por qué alguien cometería semejante crimen?

Sociólogos y sicólogos de ocasión ya aventuran hipótesis: que el joven era un “loco” (así sin más); que tenía resentimiento contra la sociedad (mea culpa de por medio); que fue “seleccionado” por una secta de internet para asesinar a sus compañeros para pasar a la posteridad de internet (tono conspiranoico incluido). Las respuestas aún están por llegar: cómo consiguió el arma, cuáles fueron sus motivaciones, qué factores externos influyeron en que Federico Guevara tomara esa decisión etc.

Mientras tanto, autoridades y medios ya reparten responsabilidades, aventuran conclusiones, proponen soluciones. El gobernador de Nuevo León, El Bronco, se solidariza con los familiares en un momento de baja popularidad; el vocero de seguridad Aldo Fasci, con tono reprobatorio, asegura que la cancelación de los operativos mochila (que violan derechos humanos) es una causa de la tragedia.

La teoría de la imitación en el tiroteo del Colegio Americano del Noreste

Es difícil, si no improbable, comprobar que Federico Guevara se “inspiró” en las masacres norteamericanas para atacar a sus compañer@s y maestra. En Estados Unidos existe todo un debate público acerca de las causas. Una propuesta interesante es la del sociólogo Hugo Schwyzer, quien plantea que se trata de una especie de “supremacía ofendida” de los jóvenes blancos, quienes entienden el espacio público como suyo y ven a los otros como “invasores”, lo cual, sumado a sus frustraciones personales así como la facilidad de obtener armas en Estados Unidos, resultan en condiciones ideales para las masacres.

En cualquier caso, las investigaciones seguirán y las especulaciones también.

PD: nosotros no te vamos a decir qué hacer, si quieres ver el video, velo, tú decides.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *