La hipocresía del nacionalismo peñista

Peña Nieto, como su gobierno, ha reaccionado con torpeza ante Trump, por decir lo menos. Con un discurso tímido y pocas acciones concretas, el peñismo busca reivindicarse ante una sociedad no sólo cansada del magnate, sino del propio PRI.

Las deudas de Peña Nieto con la sociedad

Es poco creíble el discurso del ocupante de Los Pinos en turno cuando a nacionalismo se refiere. Su gestión se ha visto envuelta en diversos escándalos de corrupción, siendo el beneficio a empresas extranjeras una constante. Además, se ha relacionado con diversos personajes que podríamos calificar de enemigos del pueblo más que cualquier presidente gringo:

  • Javier Duarte, con sus crímenes casi de lesa humanidad en Veracruz
  • Humberto Moreira, quien sigue impune luego de desfalcar a Coahuila
  • Rodrigo Medina, ahora procesado por asociaciones con el crimen organizado

El “hecho en México”

El relanzamiento del logotipo “hecho en México” es una especie de marketing bastante chafa. Anunciado junto a los empresarios (quienes se han beneficiado de la apertura económica de México a EU por años a costa de las clases trabajadoras), constituye una cómica respuesta a la agresividad de Trump en materia económica. Por otro lado, también resulta hipócrita de parte del PRI hablar de nacionalismos, cuando fueron ellos mismos los encargados de desmantelar todo proyecto de industria nacional.

La sociedad impaciente

La diplomacia mexicana, hoy en manos del estudiante más caro del mundo Luis Videgaray, tiene un reto que está por encima de sus capacidades. No sólo tendrán que renegociar el TLC (siempre desventajoso para México aunque Trump se empeñe en decir lo contrario), también tendrán que tolerar insultos y faltas de tacto propias de siglos pasados.

Será difícil que México salga con la mejor parte en todo este embrollo. Mientras connacionales siguen siendo deportados (y EPN tomándose la foto con ellos) y familias enteras son separadas, los políticos siguen desconcertados. Han entrado en un letargo, en una inacción que sólo da cuenta de su incapacidad de responder con la mínima dignidad nacional que estos tiempos exigen.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *