La elección en el EdoMex es sólo uno de los problemas

4 de junio, muchos dicen que se decide el futuro del Estado de México, incluso del país. Vamos a ponerlo claro: es una falsa dicotomía. La cuestión (o una de las cuestiones) de fondo  no es si sale el PRI o si gana MORENA, sino el deterioro de la cultura y la clase política en este país.

MORENA vs PRI round 1

Delfina: la maestra honesta (que ha desviado recursos y es rechazada por múltiples organizaciones sociales). Del Mazo: el junior de la política, Peña Nieto 2, que busca una continuidad no deseada y pinta un estado de fantasía donde hay trabajo, no hay marginación ni corrupción ni inseguridad (como Peña Nieto).

Ambos personajes tienen sus seguidores, ambos “comprarán” votos (aunque no sea legal ni lógicamente posible). Ambos despliegan espectaculares, ambos tienen reputaciones cuestionables; uno más que la otra, eso sin duda, ambos forman parte de partidos políticos, los mismos que han llevado a una profunda crisis no sólo al estado sino al país entero. ¿Qué posible solución puede venir de ellos a las problemáticas cotidianas?

Hay una especie de superioridad moral que ha sido la bandera de campaña de MORENA y AMLO. Sin embargo, ante las recientes denuncias de corrupción contra los integrantes del partido del Peje, cabe preguntarse si esta autoridad moral no deviene simplemente del hecho de que no han gobernado. Es decir, ¿tenemos razones para creer que sus gobiernos no harán exactamente lo mismo que los gobiernos a los que se oponen?

Parece que sí: robarán pero nada más tantito

La posibilidad del progreso ¿real?

Un argumento a favor del triunfo de Delfina puede ser: son los menos peores. Si concedemos que el simple hecho de que el PRI salga del gobierno es un avance democrático y que debemos darle el beneficio de la duda a la oposición, entonces sí, que gane Delfina, por qué no.

El otro lado de la moneda es que no tenemos suficientes razones para conceder lo anterior. Desde la debacle del PRD hemos visto como los partidos de izquierda están llenos de oportunistas que sólo buscan el poder político para hacer negocios personales. Además, los políticos profesionales (léase corruptos) saltan de un partido a otro y siguen cometiendo sus tropelías como si nada (véase el caso de Eva Cadena, que ahora se dice “engañada” por MORENA).

Por otro lado, tampoco tenemos razones para creer que un gobierno de MORENA va a cambiar la crisis del Estado de derecho, ni el problema de la inseguridad pública (que tiene fuertes raíces económicas), ni la corrupción. Por la sencilla razón de que son problemas estructurales, casi inherentes a la democracia liberal y el proyecto económico que plantea.

Los “otros” de la elección

Un simple apunte aquí de que los otros partidos de oposición se comportan de manera mezquina. Únicamente el independiente Isidro Pastor y el candidato del PT Óscar González han declinado a favor de la candidatura de la maestra de Texcoco. Josefina, Zepeda y los demás no lo han hecho, simplemente porque no soportan la idea de un gobierno de MORENA. El PRD por resentimientos, el PAN por ideología (si es que tienen algo parecido) los demás por sus propias razones.

En otros países (Colombia, Uruguay, Perú por poner algunos ejemplos) la oposición suele dejar sus diferencias a un lado si el objetivo es sacar del gobierno a un enemigo en común. Una primera respuesta a por qué los partidos mexicanos no lo hacen es simplemente porque el PRI no es su enemigo.

El PAN y el PRI gobiernan en coalición de facto desde tiempos de Felipe Calderón: impulsando sus “reformas” y cerrando el paso a cualquier intento de alternancia. El PRD sólo parece haberse sumado a esto.

La cosa no se acaba el domingo

En fin, que los oportunistas electoreros buscan ubicar la elección del Estado de México como algo de vida o muerte. Sin darse cuenta (o quizás sí), sólo promueven la idea de que el cambio político es posible únicamente dentro de la lógica de la democracia institucional, nunca fuera de ella o al margen. Mientras sigamos creyendo esta falacia, vendrá el MORENA vs PRI, el INDEPENDIENTE vs el PRI, el TODOS vs el PRI o el Partido X contra el Partido Y mientras el país sigue yéndose al carajo.

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *