Ayotzinapa: a dos años de la indolencia

Colectivos, organizaciones y ciudadanos protestaron este 26 de septiembre por la falta de resultados en las investigaciones concernientes a la desaparición de 43 normalistas.

Desde la famosa verdad histórica de Murillo Karam en 2014, poco o nada se ha hecho por esclarecer los hechos de Iguala donde 9 personas perdieron la vida, 27 heridas y 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos fueron desaparecidos. La versión oficial es que los “revoltosos” fueron secuestrados y ultimados por bandas de narcotraficantes, pero esto ha resultado contradictorio en muchos sentidos.

Los Abarca, mandamases de la zona, fueron encarcelados así como otras centena de individuos, entre ellos policías municipales a quienes se acusa de complicidad. Sin embargo, ni la Policía Federal ni el ejército han podido ser investigados por su posible participación.

A pesar de las conclusiones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, así como el pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos acerca de las inconsistencias del caso, la autoridad ha resuleto dar carpetazo al asunto.

Muchas son las voces que se suman a la exigencia de los padres de familia y normalistas sobrevivientes de aquella noche fatal. El documental Mirar Morir de Coizta Grecko explora la posibilidad de que los normalistas hayan sido incinerados en un campo militar de Guerrero; expertos de la Universidad de Queensland de Australia han hecho implausible la teoría de la quema de cuerpos en el basurero de Cocula.

Mientras estas y otras incógnitas sigan pendientes, así como la negativa del gobierno federal a escuchar las demandas no sólo de los normalistas sino de amplios sectores populares, la indignación seguirá y crecerá. Incluso a nivel internacional se cuestiona la responsabilidad de gobierno y mientras esto continúe, el FUE EL ESTADO, seguirá escuchándose en nuestras calles.

Imagen vía @alexmelon

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *